Buscas

Bakov nad Jizerou

En una zona llena de campos, prados y jardines, al lado del río Jizera, en la mitad del camino de Mnichovo Hradiště a Mladá Boleslav, se encuentra la ciudad de Bakov nad Jizerou con una población de cinco mil habitantes. Ubicado en el confín ideal entre el Paraíso Checo (Český ráj) y la Región de Mácha, es uno de los centros naturales entre estos conjuntos paisajísticos, encantadores y, al mismo tiempo, completamente diferentes.

En los tiempos antiguos de la Temprana Edad Media existió aquí, en la ribera del Jizera, un pueblo de pescadores, fundado por la orden de los Cistercienses del cercano monasterio de Hradiště. Puede ser que el mítico “Baka”, primero de los colonizadores, dio el nombre al posterior poblado. A principios del siglo XIV, cuando escrituras nos llevan las primeras menciones escritas sobre este lugar, Zdislav de Lemberk, hijo de Santa Zdislava envuelta en leyendas, terminó en el cercano promontorio, encima de la orilla derecha del río Jizera, el castillo Zvířetice, su fortaleza gótica con dos torres. Bakov, entonces el pueblo parroquial, y a partir del siglo XVI el pueblo con tradición de alfarería, llega a formar, para largos siglos, una parte del señorío de Zvířetice.

Bakov siempre sobrevivió a los incendios de la Guerra de los Treinta Años, a las epidemias de peste, a las inundaciones periódicas y a otras calamidades de aquellos siglos. En la segunda mitad del siglo XVIII, cuando Wolfgang Amadeus Mozart presentó en Praga y Viena sus obras maestras de ópera, Jiří Ignác Linek, nativo y compositor local, hizo resonar el coro de la iglesia de San Bartolomé (Chrám svatého Bartoloměje) en Bakov con sus composiciones de música de iglesia.

En el siglo XIX se inició la tradicional artesanía de Bakov, es decir el arte del trenzado de la espadaña y el junco. Su fama sobrepasó tanto las fronteras de la región que incluso el propio rey de los poetas, Johann Wolfgang Goethe, compró una cesta del taller de Bakov durante su estancia en el balneario de Mariánské Lázně. En el año 1865, la vía férrea con dirección a Turnov y Praga dio a esta ciudad, situada en la ribera del Jizera, una nueva unión con el mundo.

La plaza de Bakov está vigilada por la iglesia de San Bartolomé, testigo silencioso del pasado, cuya memoria llega hasta el propio inicio de la población de este lugar, ya que la base de la robusta obra renacentista está formada por la antigua capilla de la Virgen María, el primer santuario, que estaba situada en la plaza del pueblo antiguo. Al principio del siglo XVI se edificó en la periferia del pueblo la iglesia de Santa Bárbara (Chrám svaté Barbory). Para entrar en el cementerio que la rodea, hay que cruzar un portal majestuoso con relieves decorativos del año 1588. La Columna de la Santísima Trinidad, a partir del año 1729 centro de la plaza de Bakov, debía ayudar a prevenir las epidemias de peste. También el moderno siglo XX fue muy significativo debido a la realización de tres grandes obras arquitectónicas: En los años de la época de oro de la primera república se construyeron la Congregación de Procopio el Grande en estilo funcionalista, el gimnasio Sokolovna y la Caja de Ahorros municipal.

Actualmente, Bakov nad Jizerou es una ciudad que se desarrolla dinámicamente, y también un lugar tranquilo para la vida en el mundo moderno. Ofrece cultura, actividades deportivas y de relax y una base adecuada para las familias con niños en una región con muchas oportunidades de trabajo.

El Museo de la Región de Bakov, situado cerca de la iglesia de San Bartolomé, os familiarizará con la historia de la ciudad y con sus tradiciones. En la Oficina de Turismo Zvířetice (Turistické informační centrum Zvířetice), recién abierta en el pueblo Podhradí, podéis conocer, gracias a una excepcional reconstrucción virtual, la apariencia antigua del castillo y palacio Zvířetice, monumento histórico fascinante de varias caras y transformaciones. En el moderno recinto de ocio con una pista de patinaje en línea se sentirán satisfechos los deportistas activos, y la reserva forestal Klokočka os invitará a dar un paseo con el sendero educativo con tareas para niños que os llevará hasta la capilla barroca con su manantial de agua potable de excelente sabor.

En Bakov nad Jizerou se celebra, cada año, ya tradicionalmente, el festival folclórico del arte de la danza y el canto folclórico que cuenta con la participación de destacados grupos de la República Checa.

Benátky nad Jizerou, ciudad histórica con una rica contemporaneidad

Ya desde lejos capta la atención del visitante que llega, el panorama excepcional de la histórica ciudad. En la colina, encima del río Jizera, en el centro del renovado parque histórico, se encuentra un llamativo palacio con la iglesia de la Natividad de la Virgen María (Kostel Narození Panny Marie) y con un extenso viñedo.

Desde la galería de la torre de la iglesia del palacio se puede ver la región descampada, desde Praga hasta las montañas Jizerské hory y Krkonoše, tras el Macizo Central Checo (České středohoří).

En el recinto del palacio se encuentra la oficina de turismo municipal y en el propio edificio palaciego se pueden visitar: el interesante museo regional, el museo privado de juguetes y un lapidario en el subterráneo del palacio.

La ciudad de Benátky nad Jizerou tiene una rica historia. Los hallazgos arqueológicos testimonian la población del territorio de la ciudad desde hace más de 7000 años. La primera mención escrita proviene del año 1052. En la mitad del siglo XIII fue fundado, en el promontorio encima del río Jizera, el castillo Dražice que hoy en día recuerdan solamente las ruinas de la torre y los restos de las paredes.

Jan de Dražice fundó, entre los años 1343 y 1346, unos 2 km al suroeste del castillo, en la colina, encima del río y del pueblo original Benátky, la ciudad medieval de Nové Benátky. Una parte de la ciudad estaba formada también por el monasterio de los Ciriacos (klášter Cyriaků) con la iglesia de la Natividad de la Virgen María. El edificio de la iglesia fue derribado y el monasterio destruido durante el levantamiento de los husitas en el año 1420.

La parte más antigua del palacio, en estilo renacentista, se creó encima de las ruinas del monasterio entre los años 1527 y 1572. Está decorada con varios esgrafiados figurativos muy valiosos y otros en forma de cartas. Después de diversas fases de construcción, en la mitad del siglo XVIII, finalizó la edificación del palacio y la reconstrucción de la iglesia con el levantamiento adicional de la torre.

Entre los habitantes más famosos del palacio y de la ciudad se encontraron Tycho Brahe, astrónomo danés, Juan Kepler, matemático y astrónomo, y Jan de Werth, general de la caballería imperial de la Guerra de los Treinta Años, también crecieron aquí Jan de Klenová, futuro famoso general de las guerras con el Imperio Otomano y con Napoleón, y Bedřich Smetana, compositor de música. En la ciudad también nacieron los reconocidos músicos del siglo XVIII, František Benda y Jiří Antonín Benda.

La ciudad de Benátky nad Jizerou fue fundada en el año 1944, al unirse la ciudad de Nové Benátky y los pueblos de Staré Benátky, Obodř, Kbel y Dražice. El plano horizontal y la buena disposición conservados de la ciudad medieval de Nové Benátky, junto con el recinto del palacio con el parque, viñedo y otros monumentos históricos, incluso la decoración escultórica, fueron la principal razón para declararlos zona municipal protegida de monumentos históricos.

La ciudad en la actualidad

Benátky nad Jizerou tienen 7.100 habitantes, es el centro natural de la Región de Dolní Pojizeří. La ciudad pasó, durante los últimos 20 años, por una gran transformación.

La ciudad ofrece varias posibilidades de trabajo, no solamente en las empresas tradicionales, sino también en las empresas nuevas que crecieron, sobre todo, en la zona industrial de la ciudad. Las empresas grandes y pequeñas se convierten en los lugares de trabajo verdaderamente modernos.

La ciudad está equipada, por encima de lo estándar, con una buena infraestructura de servicios cívicos: tres escuelas básicas, una guardería, el Club de niños, un centro de salud, varios centros médicos infantiles, consultas de dentistas y otros especialistas. La ciudad está suficientemente equipada con una red comercial y de servicios. El centro de cultura y formación Záložna, recientemente reconstruido, es la base para la escuela artística, asociaciones locales, conciertos y obras de teatro.

La rica y exitosa vida deportiva está apoyada por los recintos deportivos, el estadio de verano (fútbol, fútbol-tenis, voleibol exterior y de playa), el estadio de invierno (hockey, patinaje de velocidad en pista corta, patinaje público), la piscina al aire libre, el recinto de slalom enaguas bravas, motocross, SidecarCross, BMX, un polideportivo (voleibol, floorball), gimnasio y pista de tierra batida de Sokol, modernas canchas multiuso con superficie artificial en tres barrios municipales, recinto de tenis, centro de bádminton, recinto de golf con 18 y 9 hoyos y la pista inclinada de patinaje en línea.

En los últimos años se construyeron las rutas de bici y de patinaje en línea Benátky-Chrástecký Dvůr, se ha finalizado el sendero circular alrededor de la ciudad interior y el gran proyecto Revitalización de la vega del río Jizera que aportó otro camino para peatones y ciclistas, más superficies acuáticas y la renovación y plantación de nuevas zonas verdes.

Seguro capta la atención de los visitantes también el recientemente renovado parque del palacio y el nuevo parque público entre el barrio residencial y el río Jizera.

En la oficina de turismo se pueden comprar diversos recuerdos, publicaciones que tratan de la historia y vida de la ciudad, mapas, planos de la ciudad y el plano dibujado del centro histórico.

Esperamos con ilusión su visita.

Más información:

www.is.benatky.cz

www.benatky.cz

 

mail

Mírové náměstí 208, Bakov nad Jizerou, 294 01

Teléfono:+420 326 214 030
Fax:+420 326 781 207
Correo electrónico:info@bakovnj.cz
Web:www.bakovnj.cz

Informace o trase

Navegación

 
 
load